La Copa de la Gente

8 agosto, 2017
303 Views
El título nacional número 18 de Universidad de Chile será recordado por siempre, y por muchas razones.

Quedará en la memoria del pueblo azul como esa copa que se consiguió de manera angustiosa en la última fecha. La que se le quitó de las manos al archirrival. Aquella que consiguió un técnico debutante. Esa que vio el surgimiento de un nuevo Matador. La que se logró después de haber venido de varios torneos miserables. La que se consiguió a pesar de Azul Azul. La que ganamos incluso cuando muchos azules no creyeron que sería posible.

Pero por sobre todo, el decimoctavo título de la U será recordado hasta el fin de nuestra era como aquél que logró la gente, la hinchada.

Desde hace un tiempo, que increíblemente coincide con los años más bajos en lo futbolístico, la U lleva mucha gente a la cancha. Ya el año pasado llevamos mucha más gente que el equipo que se autodenomina “popular”, pero lo de este último semestre fue una locura. Empezamos horrible en el torneo, pero eso no fue impedimento para que la gente acompañara en masa al equipo. Tanto así, que terminamos promediando 33.500 espectadores en 8 partidos de local, con un máximo de 46.000. Y a diferencia de otros, insisto, no nos pueden tratar de exitistas, porque el público estuvo ahí cuando nadie daba un peso por nosotros y hasta el propio hincha azul veía el título como lejano.

Lo dijo el profe Hoyos: ver este nivel de adhesión, conmueve a cualquiera. Algo así no le es indiferente a nadie, ni al cuerpo técnico ni a los jugadores. Ese apoyo se siente, aclara y allana el camino, llena el pecho, renueva energías y da fuerzas cuando estas escasean.

Por ahí dicen que la gente no juega, que las hinchadas no ganan títulos. Bueno, este título de Universidad de Chile permite afirmar que eso no es cierto. Y es que el fútbol no solo se juega con las piernas, sino que también con el corazón y la mente. El factor emocional es decisivo, y es ahí donde la hinchada no solo puede llegar a incidir, sino que puede llegar a ser decisiva.

Y esta es la cosa: esta U es un equipo aun en formación. “Ganó el menos malo”, dijo un comentarista del Canal de Fútbol. Dejando de lado que el tipo es un burro, es cierto que la U no fue un equipo brillante. En ningún caso fuimos un mal equipo, pero hallamos nuestro juego tarde en el torneo. Afortunadamente alcanzó para sacar un punto de ventaja sobre el que fue por delante de nosotros casi todo el torneo, pero no fuimos una maravilla. Mejoramos partido a partido, pero aun teniendo el trofeo bajo el brazo, debemos saber ver que aún nos falta.

Y en ese mar de defectos, los jugadores supieron hallar ese complemento emocional y psicológico en el apoyo de la fiel hinchada. Estuvimos siempre, de principio a fin. Incluso cuando tuvimos malos partidos el equipo se fue entre aplausos. “Pero Bulla, levanta la cabeza y verás que esta hinchada no te va a abandonar”, dice la canción y se cumplió a cabalidad.

Qué importante debe ser para un plantel que está viviendo un proceso de recuperación y de sanación sentir ese nivel de apoyo. Pienso en tipos como Vilches o Jara, tan cuestionados en su momento, pero que al calor del aliento del público deben haberse sentido de algún modo respaldados. El trabajo de Hoyos sin duda fue importante, pero el apoyo de la hinchada fue decisivo.

Y a propósito, ¿qué se puede decir del cometido de Hoyos? Si bien el foco de esta columna es la gente y su apoyo, resulta imposible no decir algo sobre el excelente trabajo de Ángel Guillermo Hoyos.

Al profesor lo trajo Sabino Aguad (no Heller, como podría creerse) y generó cero expectativas en su arribo. Nadie daba un peso por él, hay que decirlo. No tanto por ser él o por su carrera sin tantos pergaminos, sino porque el pasar futbolísticos de la U era paupérrimo y a nivel institucional la podredumbre era (y sigue siendo) avanzada.

Llegó a ser doloroso lo que vivimos estando al mando de Beccacece y la dupla Castañedas/Musrri. Doloroso, porque eran tipos de la casa y uno deseaba con todo el alma que les fuera bien, pero no tuvieron la capacidad. Había un plantel rico en nombres, pero no había equipo. No había cohesión. Jugadores despotenciados era la tónica. Algunos de pasado glorioso e incluso con nivel de selección no lograban dar pie con bola. El factor anímico pesaba mucho. La estabilidad emocional no existía. Al menor tropiezo el equipo se desmoronaba. Durante los primeros partidos de Hoyos, amistosos y primeras fechas del torneo, parecía que esto se mantendría. Pero algo cambió.

Y no, no fue verso. Como bien dijo Gustavo Lorenzetti: “en un país poco futbolizado como este, se burlan de alguien como él”. Y es real, su espiritualidad le ha valido bromas y hasta críticas. Pero la realidad es que su calma, su mesura, su dedicación y su sabiduría, le dieron estabilidad al camarín. Subió la autoestima de jugadores que estaban abatidos y los convirtió en cracks. Un verdadero maestro, un pedagogo del fútbol. Una anomalía en el fútbol moderno, eso es el profesor Ángel Guillermo Hoyos.

A Hoyos hay que estarle eternamente agradecidos. Lo mismo que a los jugadores que, pudiendo haberse ido y tener mejor pasar económico, como Johnny, decidieron quedarse y dar cara. A Mora y Reyes, hay que agradecerles por haberse transformado en monstruos en el momento en que más se les necesitaba. A Pizarro, por haber tenido el coraje de resistir las lesiones y seguir intentando. A Lorenzetti, por seguir reinventándose cada vez que debe hacerlo. En fin, ¡a todo el plantel!

Sin embargo, la gran estrella, el pilar de esta campaña, fue la gente. Por eso, si algún nombre debe llevar grabada esta copa, es el de esta hinchada. Nunca abandonamos y le dimos al equipo ese empujoncito extra que necesitaba. Se rompió un récord de asistencia promedio que databa de 1972. ¡45 años! Algo no menor y digno de un título. Quizá ahí está la explicación a tanta magia que llena esta copa.

Este fue el campeonato en que el estar en las malas y las peores, finalmente tuvo premio. Por eso ¡viva la U y su hermosa gente!

Por Andy Zepeda Valdés – Presidente Asociación Hinchas Azules

You may be interested

Universidad de Chile venció a Santiago Wanderers por la cuenta mínima
Transición 2017
0 shares85 views
Transición 2017
0 shares85 views

Universidad de Chile venció a Santiago Wanderers por la cuenta mínima

Bullamaniaticos - Nov 04, 2017

Universidad de Chile consiguió una trabajada victoria sobre Wanderers en Valparaíso. Triunfo que le permitió a los azules alcanzar en el liderato a…

Alejandro Contreras: “Santiago Wanderers es un equipo muy intenso”
Conferencia de Prensa
0 shares74 views
Conferencia de Prensa
0 shares74 views

Alejandro Contreras: “Santiago Wanderers es un equipo muy intenso”

Bullamaniaticos - Nov 02, 2017

Alejandro Contreras, defensa de Universidad de Chile, se refirió al cruce de este sábado ante Santiago Wanderers, anticipando un “partido muy difícil”…

Johnny Herrera es superior a Jaime Valdés y entre otros de Colo Colo
Columna Azul
0 shares227 views
Columna Azul
0 shares227 views

Johnny Herrera es superior a Jaime Valdés y entre otros de Colo Colo

Bullamaniaticos - Nov 01, 2017

Johnny Herrera por lejos ha sido superior a varios jugadores de Colo Colo La polémica se generó cuando Herrera fue…